El Águila Real es un símbolo vivo del orgullo y la historia de México, habita en la tierra desde hace 10 millones de años, y a pesar de no ser endémica de México, fue considerada como un ave suprema desde tiempos prehispánicos  hasta convertirse en el emblema de la identidad mexicana, que inclusive la llevaron a ser parte del Escudo ​Nacional.

Dentro del marco del Día Nacional del ÁguilA Real –instaurado en 2006- personal de la Dirección de Desarrollo Forestal de la Secretaría  de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos (SEDARH) en foro desarrollado en la Ciudad de Zacatecas, presentaron un diagnóstico sobre el estatus de esta especie en San Luis Potosí.  

La SEDARH en coordinación con IPICYT y la Sociedad  Civil a través de la organización Tampadhum AC, realizan trabajos de monitoreo de los sitios de anidación, y en 2019 se unió B Wild México, quiienes como parte activa de las acciones de conservación del águila real, documentaron en video y fotografía a la especie en los cinco nidos que se tienen ubicados en San Luis Potosí.

El director de Desarrollo Forestal y Vida Silvestre de la SEDARH, Francisco González Mendizabal didjo que en el año 2000 se tenían registrados 14 nidos, sin embargo, en el censo realizado en 2019, se registraron solo 5, pero por fortuna, con actividad reproductiva en ellos.

Es necesario continuar con la actividades junto a los comités de vigilancia participativa instalados con habitantes de localidades para protección de la especie, porque se requiere determinar las causas que han generado la desocupación de nidos.

Incendios forestales, desmontes ilegales, minería, y el saqueo ilegal de nidos son las amenazas que enfrenta el águila real y se han tomado acciones como denunciar ante PROFEPA los cambios de uso del suelo ilegales, el comercio de flora y fauna ilegal y se ha conveniado no publicar los sitios en dónde se ubican los nidos, pero se requieren acciones de manejo in situ, esto, para mejorar las condiciones de hábitat de la especie.

Las águilas reales, en promedio, suelen pesar más de 5 kilogramos y llegan a medir más de dos metros de envergadura. Lo que la convierte en una de las aves más majestuosas de todo el mundo, actualmente se le considera especie amenazada en la Norma Oficial Mexicana 059-SEMANRAT 2010 (2019). Además, forma parte del programa de conservación de especies en riesgo por la SEMARNAT. Asimismo, es fundamental para los ecosistemas a los que pertenece, ya que mantiene el equilibrio con otras especies.